CAPRICHOS DE ESCRITOR (DEDICADO A STARBUCKS) :)

En primer lugar, quiero que conste que esta entrada no está patrocinada por STARBUCKS, ni nada por el estilo 😉

starbucks

Cuando empecé a escribir, hace ya casi seis años, solo podía dedicarle algún que otro rato libre a la escritura. De hecho, cuando miro atrás, me pregunto cómo es posible que terminara mi primer libro en menos de diez meses (!!)

Con el paso del tiempo, la labor de escritor ha dejado de ser una simple afición para convertirse en un trabajo profesional, que compagino con mis tareas de profesor de inglés. La verdad es que me siento un afortunado al poder dedicarme a dos de mis pasiones: la educación y la escritura. Y estoy muy agradecido a todos los que lo han hecho posible.

Al encontrarme con jóvenes lectores, compruebo que, en ocasiones, tienen una visión idílica de la labor del escritor. Se imaginan que nos dedicamos a viajar por el mundo para reunir información que luego trasladaremos a nuestros libros. O que llevamos una vida de ensueño, con largos paseos por la playa al amanecer para buscar la inspiración, o cosas por el estilo.

fotos-amanecer-en-la-playa

Por eso, cuando les cuento el proceso de creación de un libro, suelo decirles que, en la mayoría de los casos, la realidad dista mucho de esa imagen onírica. Casi todos los que nos dedicamos a la escritura, tenemos que compatibilizar esa tarea con una profesión que nos asegure el sustento, y más en los tiempos que corren 😉

estresado1

Sin embargo, eso no quita que yo mismo haya tenido esa visión idealista de la escritura, y haya albergado algunas pequeñas aspiraciones, que en realidad no pasan de ser caprichos intrascendentes.

En varias ocasiones, al pasar cerca de un STARBUCKS, le he comentado a quien me acompañara en ese momento uno de esos “caprichos de escritor”:

“Algún día, cuando sea un escritor famoso, me pasaré las mañanas en un Starbuck, tomando un buen capuccino mientras escribo mi nuevo libro”

DSC00846

Esas u otras palabras por el estilo son las que he repetido en más de una ocasión, y casi siempre terminaba riéndome de mi propia ocurrencia.

Aunque ya he publicado cinco novelas y no me puedo quejar de la buenísima acogida que están teniendo, no me considero un escritor famoso. Y tampoco sé si llegaré a serlo algún día… Así que, por si acaso, decidí aprovechar la oportunidad que se me presentó hace un par de semanas.

El jueves 11 de abril tuve un encuentro con lectores en el colegio “Gran Asociación” de Valencia. La sesión terminó a media mañana y, como había quedado a comer con unos amigos no muy lejos de allí, comprendí que habían confluido todas las circunstancias  para cumplir ese “sueño”. Así que me acerqué hasta el Starbucks de la calle San Vicente Martir, 44 😉 , me pedí mi capuccino, y estuve un buen rato escribiendo algunas páginas de mi nueva creación…

Partners-de-Valencia

Sí, lo sé, es algo simple, sencillo e intrascendente, pero esas son las cosas que me gusta disfrutar, porque de esas hay muchas y se presentan con más frecuencia. 🙂

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s