¿VAS A HACER LA PELÍCULA DE LOS LIBROS?

Sin lugar a dudas, esa es la pregunta que más veces me han planteado en mis visitas a colegios.

¿Mi respuesta?

¡¡YA ME GUSTARÍA!! 😉

Vivimos en la cultura de la imagen, no hay lugar a dudas. Y los escritores tenemos que tener esto en cuenta a la hora de promocionar nuestros libros. Más aún, yo diría que debemos tenerlo en cuenta incluso a la hora de escribirlos.

¿Quiero decir con esto que hay que poner dibujos en las páginas? No, aunque algunos los echan en falta 😛 Mi tesis es que, a día de hoy, triunfan más los libros que están narrados de un modo cinematográfico… Al menos entre la gente joven.

14728403-ilustracion-3d-una-pelicula-con-el-rodaje-de-visualizacion-bobina-cine

Esto es una teoría personal y puedo estar equivocado, pero como este es mi blog me doy el gustazo de poner mis ideas aunque no tengan una base científica 🙂

¿A qué me refiero con narrar una historia de un modo cinematográfico? A varias cosas:

-Que los personajes sean cercanos y nos resulte fácil “verlos” actuar.

-Que los capítulos sean como secuencias de una película. Entramos y salimos de un modo ágil, sin necesidad de narrar todo lo que ocurre antes y después.

-Mostrar más que describir: no aburrir con largas descripciones innecesarias. Dosificar los datos.

-Que hablen los personajes: los diálogos enganchan más que las narraciones muy extensas. Obviamente, no pueden ser todo diálogos… Salvo que escribas una obra de teatro 😉

-…

En fin, como decía más arriba, esta es mi opinión y tampoco la he desarrollado mucho, así que supongo que tendrá varios puntos débiles. Si alguien opina otra cosa o quiere aportar algo más, estaré encantado de recibir sus comentarios.

Un saludo


ESO ES TODO AMIGOS… DE MOMENTO xD

Tras medio año de encuentros con lectores en distintas ciudades de España, el sábado pasado estuve en la Feria del Libro de Valencia y, con ese sencillo acto, dimos por concluido el calendario de eventos del curso 2012/13

original.0

 

Aunque no sería la primera vez que aparece un encuentro no programado… Pero, de momento, esto ha sido todo y os puedo garantizar que no ha sido poco 😛

Aprovecho este espacio para decir que me lo he pasado genial en todos los colegios e institutos que he visitado. Es una suerte poder compartir unas horas con jóvenes lectores y futuros escritores (algunos ya lo son en el presente). He aprendido mucho durante estos meses y ha sido muy satisfactorio comprobar que hay un buen grupo de jóvenes promesas que disfrutan con el mundo de los libros y que han pasado buenos ratos con mis novelas.

El año pasado visité 30 colegios. Este curso han sido 40. ¿Llegaremos a los 50 en el 2013/14?

Es todo un reto… 🙂

Seguimos en contacto


NOS VEMOS ESTE SÁBADO EN LA FIRA DEL LLIBRE DE VALENCIA

El próximo sábado, día 4 de mayo, estaré en la caseta 74 de la Feria del Libro de Valencia, para charlar con todos los que quieran pasarse por allí.

Este será ya mi tercer año y la verdad es que es una cita que espero con ilusión porque se trata de una experiencia muy agradable. Da gusto ver a tanta gente distinta con una pasión común: los libros 🙂

Además, según los pronósticos meteorológicos, nos espera un día soleado y con una temperatura muy agradable. Así que os invito a todos a acercaros a los Jardines de Viveros y recorrer la avenida del libro sin prisas.

fira


CAPRICHOS DE ESCRITOR (DEDICADO A STARBUCKS) :)

En primer lugar, quiero que conste que esta entrada no está patrocinada por STARBUCKS, ni nada por el estilo 😉

starbucks

Cuando empecé a escribir, hace ya casi seis años, solo podía dedicarle algún que otro rato libre a la escritura. De hecho, cuando miro atrás, me pregunto cómo es posible que terminara mi primer libro en menos de diez meses (!!)

Con el paso del tiempo, la labor de escritor ha dejado de ser una simple afición para convertirse en un trabajo profesional, que compagino con mis tareas de profesor de inglés. La verdad es que me siento un afortunado al poder dedicarme a dos de mis pasiones: la educación y la escritura. Y estoy muy agradecido a todos los que lo han hecho posible.

Al encontrarme con jóvenes lectores, compruebo que, en ocasiones, tienen una visión idílica de la labor del escritor. Se imaginan que nos dedicamos a viajar por el mundo para reunir información que luego trasladaremos a nuestros libros. O que llevamos una vida de ensueño, con largos paseos por la playa al amanecer para buscar la inspiración, o cosas por el estilo.

fotos-amanecer-en-la-playa

Por eso, cuando les cuento el proceso de creación de un libro, suelo decirles que, en la mayoría de los casos, la realidad dista mucho de esa imagen onírica. Casi todos los que nos dedicamos a la escritura, tenemos que compatibilizar esa tarea con una profesión que nos asegure el sustento, y más en los tiempos que corren 😉

estresado1

Sin embargo, eso no quita que yo mismo haya tenido esa visión idealista de la escritura, y haya albergado algunas pequeñas aspiraciones, que en realidad no pasan de ser caprichos intrascendentes.

En varias ocasiones, al pasar cerca de un STARBUCKS, le he comentado a quien me acompañara en ese momento uno de esos “caprichos de escritor”:

“Algún día, cuando sea un escritor famoso, me pasaré las mañanas en un Starbuck, tomando un buen capuccino mientras escribo mi nuevo libro”

DSC00846

Esas u otras palabras por el estilo son las que he repetido en más de una ocasión, y casi siempre terminaba riéndome de mi propia ocurrencia.

Aunque ya he publicado cinco novelas y no me puedo quejar de la buenísima acogida que están teniendo, no me considero un escritor famoso. Y tampoco sé si llegaré a serlo algún día… Así que, por si acaso, decidí aprovechar la oportunidad que se me presentó hace un par de semanas.

El jueves 11 de abril tuve un encuentro con lectores en el colegio “Gran Asociación” de Valencia. La sesión terminó a media mañana y, como había quedado a comer con unos amigos no muy lejos de allí, comprendí que habían confluido todas las circunstancias  para cumplir ese “sueño”. Así que me acerqué hasta el Starbucks de la calle San Vicente Martir, 44 😉 , me pedí mi capuccino, y estuve un buen rato escribiendo algunas páginas de mi nueva creación…

Partners-de-Valencia

Sí, lo sé, es algo simple, sencillo e intrascendente, pero esas son las cosas que me gusta disfrutar, porque de esas hay muchas y se presentan con más frecuencia. 🙂


MADRID, MADRID, MADRIIIIID…

Tras varios meses yendo de un lado para otro, la gira 2012/13 está llegando a su fin… Pero es un final a lo valenciano, es decir, nada de acabar poco a poco, sino con una gran traca 😉

Desde el pasado martes 16 y hasta el próximo viernes 26 de abril, estoy visitando colegios de Madrid y, de paso, me estoy  familiarizando un poco más con los trenes de cercanías y las estaciones de metro de la capi 😛 . La verdad es que tiene su encanto lo de pasar horas en los vagones, compartiendo unos minutos con cientos de desconocidos, cada uno con su historia y sus proyectos. Quién sabe, igual esta experiencia me da para un nuevo libro 🙂

Que terminen los viajes no significa que no vaya a tener más encuentros con lectores. Aún me quedan un par de visitas a institutos de Valencia y la Fira del Llibre. Así que, si alguno se ha quedado con ganas de preguntarme algo, podrá encontrarme en los Jardines de Viveros el sábado 4 de mayo de 11.00 a 14.00.

Por cierto, os pongo aquí una nueva reseña sobre “El ejército en la sombra”.

IVORY


LA TRACA FINAL

Tengo que reconocer que, después de haber pasado tres años fuera de Valencia, los primeros petardos de estas fallas me sonaron más fuertes de lo habitual.

Por si alguno no lo sabe, os diré que, en cuanto llega el 1 de marzo, Valencia tiene banda sonora propia al compás de los petardos, que no dejan de escucharse hasta que finaliza la “cremá” en la madrugada del día 19. Yo creo que la mayoría de las valencianos, nacidos aquí o adoptados -como es mi caso-, desarrollamos un sexto sentido que nos lleva a incorporar esa melodía a nuestro cerebro sin que nos cause mayor molestia. Aunque, también comprendo que, los que viven esta fiesta por primera vez no acaben de captar el sentido de tanto jaleo, o incluso lleguen a pensar que nos falta un tornillo 😛

De todos los eventos que estamos viviendo y viviremos a lo largo de estos días, a mí hay dos que me gustan especialmente: La Ofrenda y Las Mascletás.

El primero, como su mismo nombre indica, consiste en una ofrenda floral de todas las fallas a la Virgen de los Desamparados. Es muy bonito ver a los falleros y falleras, ataviados con sus mejores galas, emocionándose al entrar en la Plaza de la Virgen para entregar sus ramos a la Geperudeta.

Y las mascletás… Son pura pólvora y vibración. Cada uno tiene sus gustos y sus teorías, pero yo creo que todos coincidimos es en que lo mejor es “la traca final”, cuando el sonido va subiendo de volumen hasta volverse ensordecedor, y sientes las explosiones retumbando en tu pecho y disparando tus niveles de adrenalina 🙂

tracaaa

¿Y qué tiene que ver todo esto con mis libros? No mucho 😛  Aunque el título de esta entrada sí que tiene alguna relación con mis sesiones en colegios.

Esta semana viajaré a Sevilla y a Bilbao para encontrarme con un buen montón de jóvenes lectores. Y, tras las vacaciones de Semana Santa y Pascua, llegará “la traca final”. Cuando me pasaré dos semanas completas en Madrid yendo de un colegio para otro para someterme al interrogatorio de tercer grado de chicos y chicas muy interesados en el mundo de los libros. Espero tener fuerzas para llegar hasta el final 😉

Ya os contaré.

Un saludo y felices Fallas 2013


¿ALGUNA PREGUNTA?

Hasta dentro de casi tres semanas no voy a visitar ningún colegio… Puede parecer una frase simple y un margen de tiempo corto, pero os aseguro que ahora mismo, a mí, me parece una eternidad 😉

Desde antes de publicar mi primera novela, tenía muy claro que, si algún día lograba ese objetivo, haría todo lo posible para compartir mi experiencia con jóvenes de distintas ciudades… ¡Y vaya si lo estoy haciendo! 😛

pregunta

En mi primer año como escritor solo visite 12 colegios. En el segundo llegamos a la nada desdeñable cifra de 30. Y, salvo imprevistos, este curso superaremos los 40. Y, en cada colegio, un montón de alumnos y no pocas sesiones, es decir, cientos, miles, decenas de miles de comentarios, dudas, sugerencias… :).

Ahora viene la pregunta lógica: “¿no te aburres de hablar siempre de lo mismo?”

Respuesta típica: “no, en absoluto, porque me apasiona la literatura”

Y ahora la respuesta real (en mi caso): pues, mira, aburrirme no me aburro porque soy profesor y ya me he acostumbrado a hablar de lo mismo una y otra vez, y además hablo de algo que me gusta. Cansarme sí que me canso, a veces mucho, porque no soy una máquina y procuro que las sesiones sean entretenidas, con lo que eso implica de esfuerzo por mi parte para captar la atención de los chicos. Pero, sobre todo, disfruto cuando veo cómo casi todos los presentes están interesadísimos en el mundo de la literatura.

Escribir un libro es una tarea apasionante. Terminarlo es todo un logro. Que te lo publiquen es un salto al vacío. Pero escuchar a un montón de jóvenes contándote cómo han vivido la historia que tú creaste…

Sí, hasta los escritores nos quedamos sin palabras 😉